MATA-TALENTOS

Letizia o el descalabro de la perfección

La abdicación del rey es el tema de moda, y no hay conversación en que no se discuta sobre ello: la decisión, el momento, los escándalos, las infantas, la nueva familia real, el nuevo rey (al que adoramos), y Letizia, la nueva reina.

“Letizia, la nueva reina”. Estas palabras, que veíamos como una posibilidad remotísima y no sabemos por qué, improbable, ahora las sentimos injustas, extrañas y ajenas a nosotros. Porque nuestra reina es “La Reina”, no Letizia. Y si no me crees, juguemos a un test proyectivo: “¿qué te viene a la cabeza al ver estas dos imágenes?”:

letizia reina

Porque a mí me vienen las palabras “reina, admiración, respeto, magia, sobriedad, compromiso, elegancia, saber estar, clase, distinción, prudencia, etc” al ver la imagen izquierda, y al mirar a la derecha,  “belleza, ambición, trabajo, resultados”. Y me siento rara al pensar que esta mujer va a ser nuestra reina. ¿Por qué?:

  • ¿Acaso no es guapa?, sí, ya lo creo que es guapa.
  • ¿Acaso no tiene glamour?, sí lo tiene, y con el paso del tiempo, más.
  • ¿Acaso no es inteligente?, sí, sus elecciones son acertadas y sus discursos, sesudos.
  • ¿Acaso no sabe estar?, sí, está siempre perfecta y nunca se despeina.
  • ¿Acaso no es humana?, sí, hasta es la abanderada de las enfermedades raras.
  • ¿Acaso no es responsable?, sí, su agenda es impecable, acertada, perfecta.

Si todo en ella es intachable, ¿por qué no convence a nadie?. Hay quien piensa que es porque es fría, pero no creo que sea eso: hay mil mujeres frías en la historia que han movido montañas con su carisma o con su causa.

Es más una cuestión de marca personal difusa, porque si pienso en ejemplos fáciles como Lady Di, Carolina de Mónaco, Rania de Jordania, Kate Middleton, o Jackie Kennedy, siento algo tan sencillo como rotundo:

Todas hemos querido ser ellas alguna vez, pero ninguna hemos querido JAMÁS ser Letizia. 

collage

Letizia es una cara guapa, un estilo atractivo, una inteligencia sólida, una madre entregada, y una profesional competente, responsable y capaz. Es decir, “Letizia es como cualquiera de mis amigas”.

Ojo con la frase en el contexto de una reina: “Letizia es como cualquiera de mis (brillantes) amigas”, sólo que ellas no hacen alardes de perfección, ni tienen ese “Mr. Hyde” que hace tan turbia la personalidad de Letizia. Como tampoco las mujeres que he mencionado antes, que son las que de verdad guardan el secreto del mito.

Sé quiénes son mis amigas, “sabemos” quién es Lady Di, “sabemos” quién es la reina Sofía. Pero no sabemos quién es Letizia, “esa mujer que ejerce con pulcritud la profesión de princesa”.

Quizá los tiempos que corren no estén para mitos. Letizia lo hará muy bien y sólo podremos cuestionarle un puñado de rumores de persona odiosa, déspota y egocéntrica, que nunca se demostrarán y que además no empañarán sus impecables acciones. Me dedico a observar el talento, y mi conclusión es que Letizia es una profesional de nivel, cuya falta de nitidez personal no convence a nuestros corazones. 

Y no convence porque no es aspiracionalNo convence porque NADIE QUIERE SER COMO ELLA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s