MATA-TALENTOS

MATA-TALENTOS 5: “Cretinos de corazón de oro”

Cargo la escopeta para hablar de un comportamiento tan sutil como despreciable, cuyos dueños se me ocurre llamar “cretinos de corazón de oro”. El fenómeno es similar a la “luz de gas” (¿recordáis la película?).

He pedido a algunas personas: “cuéntame una experiencia con una persona que te parezca “un cretino de corazón de oro”. Como ejemplo, he dicho: “Había una chica en mi oficina que pasaba por delante de mi mesa para llegar a su sitio. Cuando llegaba no saludaba, cuando se iba no se despedía. Cuando le entregaba un trabajo nunca daba las gracias, y si estaba bien hecho nunca lo decía. Si alguien le caía mal no le miraba en las reuniones, o saludaba a todos menos a él cuando se acercaba a un grupo. Pero la mayoría de la gente decía de ella: “es una excelente persona… lo que le pasa es que es tímida“. 

Resulta que mis amigos me han pillado al vuelo porque… ¡ojo!:

  • Chica de 30 años“Estábamos un grupo de amigos hablando de bodas, y llegamos a la mía. Todos la alabaron (es lógico, yo también alabo las bodas cuando hablo con los novios). Una amiga estaba callada. De repente dice: “A mí lo que no me gustó fue el suelo de donde tomamos el aperitivo”. Repito: “el suelo de donde tomamos el aperitivo”. Ella es buenísima, todos la adoran… ¡y nadie se dio cuenta de la puñalada!” 
  • Chica de 32 años: “Tengo un cuñado que es ingeniero y directivo, y mira a todo el mundo por encima del hombro. Tengo un catering y cuando vio las fotos de mi último evento (delante de toda la familia), me miró con media sonrisa y sólo dijo: “pues Sergi dice que llevar delantal negro es una guarrada”. Con “Sergi” se refería a Sergi Arola, el famoso chef. Vamos, que me restregó que es amigo de Sergi Arola, que un chef conocido (y no él) dice que llevar delantales negros es de incompetentes, y encima no me preguntó nada del catering ni me dio la enhorabuena. Cuando me quejé a mis tías, por unanimidad dijeron “hija nooooo… si es buenísimo. No le habrás entendido bien”.
  • Chico de 36 años: “Tengo un amigo que presume de sincero porque dice que esa es la esencia de las buenas personas. Le invitamos a comer y mi mujer hizo gazpacho. Cuando ella preguntó “¿os gusta?”, dijo “a mí no: tiene demasiado ajo. ¡Yo es que siempre digo la verdad, no me va nada el cinismo!, ya sabéis cómo soy”
  • Chico de 31 años: “Decidí bajar la guardia con una amiga de mi mujer, tan querida por sus amigos,  y contarle, en plan confidencia, que mi mujer y yo habíamos discutido por una tontería. Su respuesta fue, con una falsa cara de pena: “uy, pues ya habíais discutido por lo mismo en la fiesta de Pedro”. Decidí pasar del tema y dije “bueno, discutimos y punto. Igual que todas las parejas”. Su respuesta fue una sonrisa y un “uy, no: nosotros no discutimos. Consideramos que discutir es una pérdida de tiempo”. Cuando me quejé a mi mujer, me dijo, “y cómo iba a reaccionar la pobre, encima que le cuentas algo íntimo nuestro”
  • Chico, 35 años: “Mi prima está todo el día criticando a los demás y haciendo comentarios llenos de mala idea y resentimiento. Lo hace continuamente y todos los primos creemos que es “un bicho”. En su familia hablan de ella como una excelente persona, injustamente tratada por lo buena que es. Reafirman su opinión diciendo que se fue de voluntaria dos meses con una ONG”.
  • Chica, 31 años: “Ayer durante unas cañas, una conocida mía se pasó media hora contándonos que su hermana está desequilibrada, que le da mucha pena y quiere ayudarla. Para que lo entendiéramos mejor, contó una larga lista de intimidades de su hermana, a la que conocemos todos perfectamente. Unos cuantos nos mirábamos espantados, otros escuchaban con atención y con cara de “qué buena hermana es, cuánto se preocupa por ella”.

Y así podríamos seguir hasta el infinito (y más allá). Aunque las situaciones son distintas, el “cretino de corazón de oro” es socialmente muy correcto y considerado, pero  a la vez es cruel, envidioso o despectivo con algunas personas, a las que “maltrata” con la misma sutileza que un mago: la mayoría de las personas no se dan cuenta del truco. Por eso, cuando alguien se queja del cretino y levanta la mano, los demás no entienden nada y sin mala intención le dejan en el papel de paranoico, “picajoso” y criticón.

El cretino de corazón de oro suele “irse de rositas” con esta “luz de gas” que hace a sus víctimas. Mucho cuidado!!!!! 🙂 

Anuncios

2 pensamientos en “MATA-TALENTOS 5: “Cretinos de corazón de oro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s