ZOOM/Zoom de empresa con talento

VITIVIC: el éxito “es cosa de niños”

Por Mónica Morera

Cada día que pasa soy más consciente de que la perseverancia y la fuerza de voluntad son dos aspectos clave necesarios para alcanzar el éxito.

Cuando vi el bolso de Louise Vuitton con sus iniciales grabadas enseguida me di cuenta de que su verdadero precio no era el de mercado, si no muy superior al del punto de venta. Era un sueño cumplido,  la metáfora del éxito.

Y es que Victoria  Satrústegui y Gabriela Pascual son dos personas tan normales, con sus filias y sus fobias y con las mismas ilusiones, sueños y expectativas que cualquier otro. La diferencia es que ellas se pusieron un objetivo  y fueron a por él.

“Hace 10 años estábamos las dos sin trabajo”, comenta Victoria, “y decidimos hacer algo juntas, aprovechando nuestro gusto común por la moda”. Victoria diseñaba y cosía los vestidos de sus hijas, y Gabriela diseñaba bocetos con mucho gusto y estilo para las suyas.

“Hoy en día es un privilegio que te guste tu trabajo, que disfrutes de él, y que encima ganes dinero”.

Al principio se dividían las ganancias entre las dos. “Recuerdo que eran 150 euros a la semana cada una” comenta Gabriela. A día de hoy facturan más de 1 millón de euros,  cuentan con 25 tiendas entre franquicias y propias, y con cuatro empleadas en las oficinas centrales, además de las personas que trabajan en las tiendas. “Todas somos madres y trabajamos por objetivos. Cada una sabe lo que tiene que  hacer, y si un día trabajas hasta las tantas sabes que al día siguiente tienes la tarde libre para ir al parque, o  adonde te apetezca”.

Se definen como perseverantes, creativas y trabajadoras; y es que el éxito pocas veces viene solo. Al principio se encontraron con muchos frenos, especialmente en lo que a la gestión del negocio se refiere. “No teníamos ni idea, era solo un sueño. El primer disgusto nos lo llevamos cuando encargamos los primeros modelos y nos pidieron los patrones. No teníamos ni patronista”.

Sin embargo, además de los frenos, se encontraron con varias palancas. Su valor añadido es la originalidad, no solo por el diseño sino también por las telas. “Hace 10 años la ropa de niño era toda igual y no había competencia. A día de hoy es feroz, e incluso los japoneses nos han copiado algunos modelos que han hecho para señoras”.

Son una pareja perfecta que se complementan en lo divino y en lo humano; y aunque parezca contradictorio, mientras Gabriela es cosmos y corazón, Victoria es caos y cabeza. Son la ruptura del paradigma en el modelo de negocio de la pyme; prueba de ello es el sistema que han diseñado para la logística de las tiendas donde los franquiciados solo deben aprender un par de sencillos conceptos, y el sistema genera toda la información que precisan: venta, stocks, pedidos, etc.

“Una vez que nos habíamos metido en la vorágine del trabajo, nos dimos cuenta de que al principio solo queríamos un trabajo, y que finalmente habíamos conseguido crear un negocio”. Finalmente en el día a día, sintieron que las exigencias eran cada vez mayores y que tenían que invertir más tiempo y más de sí mismas.

A cambio, han obtenido un gran reconocimiento personal y profesional; y algo muy importante, dar a sus hijos lo mejor: un gran ejemplo de emprendizaje, superación personal y esfuerzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s