MATA-TALENTOS

El señor pegado a la Blackberry

El sábado estaba en un parque con mi familia. Se nos acercaron tres hermanos: niño de seis años, niña de cinco, y bebé de año y medio. Siempre “echo un ojo” para ver dónde están sus padres: estaban con un-señor-pegado-a-la-Blackberry.

Arrasaron con nuestros juguetes (que para eso están, desde luego). Arrasaron con las meriendas, pisaron mi bolso, mis gafas de sol, mi mano, nuestras Fantas (para eso no están, desde luego). El señor-pegado-a-la-Blackberry levantaba la cabeza de vez en cuando. “Beeeeeeaaaa”, “Caaaaaarlos”. Y volvía a la maquinita. Su bebé gateaba hacia el estanque. Se levantaba, lo ponía a su lado, y volvía a la maquinita. Atendió un par de llamadas de trabajo (al menos oí “envíame el documento y le echo un vistazo”), una de ellas quizá era de Obama porque se puso serio-serio-serio.

Al final la entablamos con el-señor-pegado-a-la-Blackberry (el padre de las criaturas, claro), y resultó que los niños van a los mejores colegios de Madrid, y él es un “tiburón” de uno de los mejores despachos de abogados. Mientras hablábamos, sus joyitas metieron la mano en mi bolso para buscar mi móvil, e hicieron la última gracia centrifugando nuestros juguetes por toooooodo el parque.

  • “Beeeeeeea, recoge eso”
  • “No, no”
  • “Que me enfaaaado. Venga, recoge”.
  • “No, no” (el tonito de la niña, además, era irritante “a saco”)

Ni se enfadó, ni recogió él mismo los juguetes, ni pasó nada. NADA. ¡No pasó nada!. Media hora después, la niña estaba subiéndose al carrito de otra familia que llegaba, y al rato, pidiendo un bocadillo de Nocilla a otro grupito.

Se me pone la carne de gallina. Es genial esforzarse para dar lo mejor a los hijos, es genial querer ser competente en el trabajo. Pero ¿a qué estamos renunciando?, ¿en detrimento de qué es ese esfuerzo?, ¿no es paradójico y lamentable, estar en el máximo status profesional y en el más bajo como padre?, ¿qué mentira nos contamos para no darnos cuenta?, ¿por qué nos resulta más fácil arreglar empresas que educar niños?, ¿adónde llevan esas ausencias paternas y cómo afectan después a los hijos?, ¿en qué “aborrescencia” desembocan esas carencias?, ¿por qué “nos dejamos” todo el talento en el trabajo y dejamos las migas para la familia?

Muy impactada. Fue como darme contra aquel muro en el estuve a punto de estrellarme no hace mucho. Menos mal que estoy cambiando de rumbo.

Francisco Alcaide me ha recomendado este vídeo, muy “ad hoc” (gracias, Francisco!!):

Anuncios

12 pensamientos en “El señor pegado a la Blackberry

  1. Desgraciadamente este caso es un fiel reflejo de lo que ocurre a diario en nuestra sociedad; falta de educación, pereza, carencia de valores, despreocupación por el prójimo, etc….. Yo también soy de los que he sabido enderezar el rumbo a tiempo y reconozco haberme dejado llevar por otros, que han gestionado parte de mi tiempo, mis recursos y hasta en ocasiones, ¡¡de mis emociones¡¡

  2. Buena reflexión ante una realidad nada positiva. Aun así, hay gente -como tu- capaz de darse cuenta. ¡Eso se presenta como un signo de esperanza!

    • Pues muchas gracias, Isabel!
      Todos nos damos cuenta pero hacemos como las avestruces… Hasta que un día nos toca la fibra y escribimos un post… 🙂
      Un abrazo,
      Marta

  3. Yo no se si es mi naturaleza romántica, pero siempre trato de verle el lado bueno a situaciones que como las que describes, pues es difícil de ver.
    Algo le deben de importar (aunque sea poco)los niños a este señor, desde el punto de vista de que hubiese sido peor que estuviesen con alguna persona de servicio que se encargara de ellos y no su propio padre.
    No todo el mundo tiene madera de ser Padre o Madre, hay que reconocerlo, hay gente que les importa muy poco los niños.
    Es verdad que no les prestaba mucha atención, pero intuyo por lo que escribes que quizás esos niños tenían sus otras necesidades básicas cubiertas. Eso tiene algún valor, o no? Aunque estoy de acuerdo con tu opinión, quizás para poder mantener ese nivel de vida que les da a los niños y mejores oportunidades para el futuro, le haga falta estar conectado a la Blackberry todo el tiempo, no se?
    Es lo único que se me ocurre para defenderlo.
    Gracias por dejarme opinar, me encantó tu post!

  4. Muchas gracias. Sí, supongo que todo es defendible pero hasta un punto, no?
    Se trata, y en este caso con mucho más escrúpulo, de buscar el término medio. Las repercusiones pueden ser tan negativas…
    En cualquier caso es cierto, hay que ver siempre las dos caras de la moneda.
    Gracias otra vez!
    Marta

  5. Desgraciadamente es la realidad de la sociedad. Yo como madre veo a diario casos similares, y luego nos enfadamos por que nuestros hijos solo juegan a la playstation o a la Nintendo, PSP etc.,, no saben jugar con otros niños, pero tampoco con sus padres pues están pegados a otra maquinita INFERNAL de Lunes a Domingo, eso si con estos aparatos ya no tenemos escusa para olvidarnos de un cumpleaños, de la fiesta del colé de algún hijo, aniversario de boda etc.

  6. Como siempre tus comentarios son producto de tu fino e inteligente sentido de la observación, también de tu capacidad de crítica.
    La verdad es que la situacion no es ninguna tontería, cada vez tenemos más elementos que nos incomunican aunque estemos juntos. Perdemos así una de las finalidades básicas del “bicho humano” que es transformar la realidad a partir de “comunicar – nos” más que de “comunicar”. Cuando dos personas nos comunicamos de centro a centro al margen de intereses, miedos y deseos, surgen “conversaciones inteligentes” que posibilitan el crecimiento personal. Y el crecimiento personal es “peligroso para el tinglado”
    Estas maquinas que son una gozada si están a nuestro servicio, acaban convirtiéndonos en esclavos. Esto es “interesante” para algunos, pero nefasto para la mayoría de nosotros.
    Enhorabuena por el post.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s