ARTÍCULOS DE EXPERTOS/Para desarrollar el talento

La Vespino y los nativos digitales

(Por Gustavo López Escotet)

En mi segundo cumpleaños mis padres me regalaron un triciclo, rojo y con el asiento en blanco,  a los 5 años recibí una bicicleta, con sus ruedecillas laterales para ayudarme a guardar el equilibrio, las cuales desaparecieron meses después cuando por fin aprendí a montar en bici.

Con 10 años veraneaba con mis tíos en Asturias y durante las vacaciones utilizaba la bicicleta de carreras de mi primo, algunos años mayor que yo, y todos los días hacia kilómetros por los alrededores, era verano azul en versión aldea.

En definitiva se podría decir que me desenvolvía bien con la bici, casi había nacido con ruedas en vez de piernas.

Con 14 años, durante un fin de semana en la casa de unos amigos en el campo, me ofrecieron probar por primera vez una moto. En ese momento, con una Vespino que se sostenía en pie delante de mí, por algún milagro de la ingeniería, decidí hacer caso omiso de las recomendaciones paternas (que iban desde “las motos son un peligro” hasta “mientras vivas bajo este techo no tendrás una moto”) y, confiado en mi habilidad sobre dos ruedas, giré el puño del gas y salí disparado según mi percepción, a unos 20 km/h según los observadores, por aquel camino de piedras, grava y arena.

Mi aventura terminó 100 metros después con contusiones múltiples, abrasiones de diversa gravedad y cuatro puntos de sutura en una rodilla, además de una buena “bronca”, un castigo desproporcionado y el deseo de no subirme a ningún vehículo de dos ruedas durante años.

Hace cinco años, a los hijos de mis primos les trajeron los reyes un ordenador de juguete, poco después sus padres les compraron un móvil, a continuación vinieron las consolas y para completar, un ordenador en casa para “hacer deberes”. Con 14 años ya tienen cuenta en Twitter, Facebook, Tuenti, etc.

Sólo espero que una vez que “aprieten gas” y se lancen por las autopistas de la información, les vaya un poco mejor que a mí con la Vespino, porque me da la sensación que están tan perdidos como estaba yo con aquella moto.

Son nativos digitales, igual que los niños de mi generación éramos nativos ciclistas, pero estamos asumiendo que, por haberles puesto el nombre que les hemos puesto, son capaces de mucho más de lo que en realidad pueden hacer. Nos estamos olvidando que siguen siendo la ética, los valores y el conocimiento de los elementos clave, lo que les hace hábiles para cualquier herramienta.

Anuncios

2 pensamientos en “La Vespino y los nativos digitales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s