MATA-TALENTOS

Mata-Talentos 2: El síndrome del capitán del Titanic

Dijo Frank Herbert que “Saber demasiado nunca simplifica las decisiones”. Es cierto. Hace tiempo que observo un fenómeno que se me ocurrió llamar “el síndrome del capitán del Titanic” por el comentario que aparece en la peli de Cameron cuando intentan explicarse el desastre, años después: uno de los actores pregunta por el papel del capitán en todos los elementos que rodean al naufragio (por qué aceleran la marcha si tenían aviso de icebergs, su respuesta ante el avistamiento del iceberg, su gestión del naufragio, su supuesto suicidio…), y otro le responde:

37 años de experiencia fueron en su contra.

La semana pasada me di de frente con uno de esos profesionales que tienen el síndrome del capitán del Titanic. Se trata de un abogado, asesor fiscal con treinta años de experiencia. Mi amiga le preguntó qué tiene que hacer para darse de alta como autónomo, qué ventajas puede tener para ella, y qué previsión fiscal debe hacer para el ejercicio 2011. La pregunta era sencilla, y si no, un profesional con tanta experiencia DEBE SABER cómo simplificarla con las preguntas adecuadas. Y si no, ¿por qué no decir “no lo sé, pero los tiros van por aquí”?, ¿por qué no decir “míralo en tal sitio”?

Uy no. La respuesta duró unos veinte minutos y no nos aclaró nada ni a mi amiga ni a mí. Eso sí, aprendimos mucho de impuestos,  de fraude fiscal, y de la razón de algunos fenómenos sociológicos en España debidos a la falta de cultura emprendedora. Cuando el tema naufragaba hacia las nuevas generaciones y su espíritu acomodaticio, tratamos de salvar la situación y volvimos “a la carga” replanteando la pregunta. La respuesta entonces fue algo más encaminada, pero más sesuda, técnica y difícil de comprender.

Mi amiga ha terminado yendo a la gestoría de la esquina, donde Paco, de veintimuchos años y no más de siete de experiencia, se lo ha aclarado en una reunión de “una horita corta” y se lo ha gestionado todo.

A mayores conocimientos y experiencia, mayor visión global pero menor concreción y practicidad. Mayor capacidad de visión, pero menor de acción y resolución.

Este “síndrome” hace jugarretas a los “cracks” de más de veinticinco años de experiencia, que de tanto saber, de saber tanto y de verlo con tanta perspectiva… su CPU se satura y no concretan, pasándoles como al capitán del Titanic: se pierden, se enmarañan, se saturan ante preguntas o situaciones concretas porque “les pesan demasiado” sus enormes conocimientos.

Todos mis respetos a estos profesionales (faltaría más). El esfuerzo del joven profesional debe centrarse en llenarse de conocimiento; el del “excesivamente experto”, si la situación lo requiere, en vaciarse.

Anuncios

11 pensamientos en “Mata-Talentos 2: El síndrome del capitán del Titanic

  1. Gracias por el post. 101% agree. Mi recomendación para los expertos es aplicarse un poco de humildad, ser capaces de escuchar lo que realmente les preguntan y dar una respuesta adecuada al nivel del interlocutor, sin querer demostrarle lo mucho que sabemos y lo poco que cooce él sobre nuestro asunto. Repito, una dosis de humildad hace milagros.

  2. Gracias a ti, Manuel. ¿Tú crees que es falta de humildad?, sí, a veces sí, la verdad. Pero otras es que saben tanto que son incapaces de sintetizar, ¿no crees?, se pierden entre tantos conocimientos.
    Mira, me has dado la idea para otro post sobre la falta de humildad.
    Un saludo,
    Marta

    • Si uno no es capaz de sintetizar es que no domina la materia. Sino es capaz de explicar lo que sabe para que otros lo entiendan—-¿para qué le sirve?. Normalmente, una persona es útil, tiene conocimientos sobre algo, aporta valor, casi siempre en relación a lo que transmite a otros -que presuntamente saben menos que él-. Sino se cumple esta ecuación ¿para qué sirve?.
      un saludo.

  3. La experiencia es indiscutiblemente útil ante situaciones y tareas conocidas. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a situaciones nuevas, donde hay que crear, no siempre se manifiesta tan eficaz. No obstante generalizar en esto es muy arriesgado.
    No es conveniente confundir experiencia con competencia. Hay personas muy expertas que van perdiendo competencias. La experiencia madura, igual que los mercados, la fruta y los productos, sin embargo las competencias personales evolucionan o no.
    Cuando coincide experiencia y competencia se dan hechos y logros irrepetibles, (artistas singulares, hombres de empresa, pensadores lúcidos, santos, científicos, etc.)
    Para según qué casos, en mi opinión, lo mejor es contar con “expertos competentes” con una gran dósis de humildad como alguien apunta.
    Gracias por el post y los comentarios

  4. Mi web anterior era incorrecta la correcta es la de esta contestación.

    Existe una teoria que define el problema:
    Execution, ejecución
    En general no se va a resolver el/los problemas.
    Saludos, buen post

  5. Si. Teneis razón. Pero también hay una respuesta aún más sencilla. Simplemente hay que adaptar el lenguaje para que sea claro para el que recibe el mensaje. Tan simple como esto. O tan dificil. Hay gente con talento que se explica fatal y gente sin muchas luces a las que se les entiende todo. Si tienes interés en que el de enfrente se entere…haz lo posible. ¿O es que tu egolatria o falta de humildad te lo impide?. ¡Veis!. Ya hemos cruzado los tres conceptos: talento, comunicación y humildad. ¡Que delicioso nectar saldrá de la equilibrada mezcla de estos ingredientes!.
    Me apunto al post de la humildad. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s